BLOG de Erotizadas, eroteca y educacion sexual

Guía Completa de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
By mayo 09, 2020 0 Comment

Guía Completa de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

A tod@s nos gusta disfrutar del sexo, y si es con una persona que nos lo hace pasar bien, mucho mejor, pero no siempre conocemos a la otra persona ni conocemos su vida sexual previa, por lo que debemos ser cautos.

¿Qué son las ETS?

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) ó infecciones de transmisión sexual (ITS) son todas aquellas infecciones que se transmiten y contagian de una persona a otra mediante el contacto sexual, ya sea vaginal, oral o anal. Las causantes son los virus, los parásitos y las bacterias. Os contamos que pueden transmitirse de persona a persona por sangre, fluidos vaginales, semen o incluso otros fluidos corporales. No siempre se contagian de forma sexual, también pueden transmitirse de madre a hijo en el embarazo o durante el parto, a través de transfusiones de sangre o por ejemplo si te pinchas de forma accidental con una aguja. Nos vamos a centrar en las que se transmiten por contagio sexual.

Si me contagio, ¿qué puedo sentir?, ¿qué síntomas puedo tener?

Os contamos que no todas las ETS presentan síntomas o signos de enfermedad, es más, algunas pueden pasar de forma totalmente desapercibida hasta que pasado un tiempo dan la cara debido a que se complican o bien mediante el diagnóstico a tu pareja.

Os contamos algunos de los signos y síntomas que nos pueden indicar que hemos contraído una ETS:

Aparición de dolor que antes no sentías durante las relaciones sexuales
Llagas en genitales, zona rectal o boca (sexo oral)
Molestias (dolor o ardor) al orinar
Dolor anormal en la zona inferior del abdomen
Erupciones en las manos, en los pies o en el tronco
Secreciones del pene
Flujo vaginal no normal, con color extraño e incluso con fuerte olor
Sangrado vaginal fuera del periodo
Dolor o inflamación de los ganglios linfáticos, sobre todo en la zona inguinal
Fiebre asociada a alguno de estos síntomas

Os recordamos, que dependiendo del tipo de ETS que se contagie, los síntomas pueden aparecer a los días de haber tenido la relación sexual o puede incluso no surgir ningún problema aún pasando años, depende de cada organismo y del tipo de infección de transmisión sexual (ITS) que se haya contraído.

¿Cuáles son los factores de riesgo para contraer una ETS?

Cualquier persona activa sexualmente puede tener riesgo de contraer una ETS, ya depende de varios factores que el grado de exposición aumente:

Relaciones sexuales sin protección.
Relaciones o contacto sexual con varias parejas.
Mantener relaciones sexuales esporádicas.
Abuso de alcohol u otras sustancias tóxicas. El consumo de estas sustancias te desinhibe, haciendo que estés más dispuesto a mantener relaciones sexuales de riesgo ya que pierdes la capacidad de juicio impidiendo que tomes buenas decisiones.
Tener antecedentes de haber padecido una ETS. El hecho de haber padecido una ETS te hace más vulnerable a una infección por el contacto.
Edad. Está demostrado que el 50% de contagios de ITS se produce entre los 16 y 25 años.
Sexo oral. Gran número de ITS (verrugas genitales, gonorrea, clamidia, sífilis, virus del herpes) pueden transmitirse vía oral.
Compartir juguetes sexuales.

¿Cuáles son las ETS más comunes?

Existen más de 20 ETS, pero os vamos explicar cuáles son las más comunes y en qué consisten.

Las podemos englobar en 3 grupos diferentes, dependiendo de qué tipo de ITS es:

Bacterianas: Clamidia, Gonorrea, Sífilis
Parásitos: Tricomoniasis
Virus: Herpes genital, VIH, virus del papiloma humano (VPH), Hepatitis B

CLAMIDIA

La clamidiasis es una infección muy común causada por la bacteria Chlamydia trachomatis que afecta tanto a hombres como a mujeres. Se contrae si practicas sexo sin precaución ya sea oral, anal o vaginal. Puede cursar sin síntomas, o aparecer tras varias semanas después del contagio y suelen ser:

Flujo vaginal anormal con fuerte olor y en el caso de los hombres, del pene
Picor o ardor alrededor de la uretra
Dolor durante las relaciones sexuales
Sensación de quemazón al miccionar

Para el diagnóstico es suficiente con analizar una muestra de orina o bien una muestra de exudado vaginal o de la apertura de la uretra en el pene con un hisopo.

La infección se trata mediante la administración de antibióticos durante el tiempo que el facultativo crea necesario. La prueba suele volver a repetirse tras unos meses después de finalizar el tratamiento.

GONORREA

La gonorrea es una ITS causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae que afecta tanto a hombres como a mujeres. Es una de las ETS más comunes. Se contagia si practicas sexo sin precaución ya sea oral, anal o vaginal. Es común, sobre todo en mujeres, que la enfermedad curse sin síntomas, pudiéndose complicar sino se diagnostica y se trata. Éstos suelen ser:

Sensación de quemazón al miccionar
Secreciones del pene color amarillentas, verdosas o blanquecinas
Dolor o inflamación de los testículos
Flujo vaginal anormal con fuerte olor y color amarillento, verdoso o blanquecino
Aumento de la frecuencia urinaria
Dolor de garganta (sexo oral)
Sangrado tras mantener relaciones sexuales o fuera del periodo
Relaciones sexuales dolorosas
Dolor intenso en la parte baja del abdomen
Zona uretral del pene inflamada o enrojecida

Para el diagnóstico es suficiente con analizar una muestra de orina o bien una muestra de exudado vaginal del cuello de útero o de la apertura de la uretra en el pene con un hisopo.

La infección se trata mediante la administración de antibióticos durante el tiempo que el facultativo crea necesario.

SÍFILIS

La sífilis es una infección común causada por la bacteria Treponema pallidum que afecta tanto a hombres como a mujeres. Se contrae si practicas sexo sin precaución con una persona que la tiene ya sea oral, anal o vaginal. Si se detecta a tiempo, tiene fácil curación, pero si se cronifica puede dar serios problemas e incluso causar la muerte.
En la etapa primaria con la que cursa la sífilis, suele aparecer una única llaga pequeña que no causa dolor. A veces también puede darse una inflamación de los ganglios linfáticos cercanos. Si la persona no es consciente de la aparición de la llaga, suele aparecer una erupción cutánea en pies y manos que no pica. Un elevado número de personas no identifican los síntomas en un largo periodo de tiempo, pudiendo éstos desaparecer y volver a aparecer nuevamente.

Para el diagnóstico es suficiente con una serología en un análisis sanguíneo.

El tratamiento es sencillo si se detecta en fases no avanzadas. Se trata fácilmente con antibióticos.

TRICOMONIASIS

La Tricomoniasis es una ETS bastante común causada por el parásito Tricomonas vaginalis que afecta a hombres y mujeres. Se contagia con las prácticas sexuales en las que no se utiliza precaución. En los hombres la zona afectada es la uretra del pene y en mujeres vagina, vulva y uretra. No es común que el parásito colonice otras zonas tales como boca o ano. Es frecuente que tras la infección no aparezcan síntomas, pero si se dan, éstos son:

Los hombres pueden sentir ardor o picazón en la zona interna del pene y molestias al miccionar o eyacular. Pueden aparecer secreciones.
En las mujeres puede aparecer ardor o picazón, dolor o enrojecimiento de la zona genital, incluso secreciones vaginales amarillentas, verdosas o blanquecinas acompañadas de un fuerte olor
La tricomoniasis puede provocar molestias e incluso dolor durante las prácticas sexuales

Para el diagnóstico es suficiente con analizar una muestra de orina o bien una muestra de exudado vaginal o de la apertura de la uretra en el pene con un hisopo.

La infección se trata mediante la administración de antibióticos durante el tiempo que el facultativo considere necesario.

HERPES GENITAL

El herpes genital es una ETS causada por el virus del herpes simple tipo 1 y tipo 2 que se da en hombres y mujeres. El VHS-1 afecta a boca y labios, aunque también se puede transmitir a la zona genital y el VHS-2 es el causante del herpes genital que se transmite a través de contacto con secreciones genitales y orales y que se caracteriza por la aparición de llagas o ampollas en las zonas expuestas. Se contagia practicando sexo sin protección con una persona que lo tiene ya sea vía oral, vaginal o anal, aunque ésta no tenga síntomas.
Tras el contagio, los primeros signos del herpes genital suelen aparecer de los 2 a los 12 días tras haber tenido la práctica de riesgo, aunque es muy común que sea asintomático. Éstos suelen ser:

Malestar general
Dolor muscular en piernas, genitales o nalgas
Inflamación de ganglios linfáticos en la zona inguinal
Flujo vaginal atípico
Ardor en la zona anal o genital
Presión en el abdomen

Para su diagnóstico, a menudo, es suficiente con ver las llagas, pero se suele coger una muestra del líquido de una ampolla abierta con un hisopo de algodón para llevarla al laboratorio a analizarla. El herpes genital a veces es difícil de diagnosticar, sobre todo entre brote y brote sino aparecen las ulceraciones.
También se puede hacer un análisis de sangre en el que se busquen los anticuerpos contra el virus del herpes en personas asintomáticas.

El herpes genital no tiene cura, pero existen medicamentos antivirales cuya misión es reducir o prevenir los brotes.

VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana actúa destruyendo los glóbulos blancos del sistema inmunitario, con lo cual, el cuerpo no puede combatir las infecciones. El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la etapa final del VIH, aunque no todas las personas que padecen de VIH lo desarrollan.

El VIH se contagia por contacto con la sangre de una persona infectada o a través de los fluidos en las relaciones sexuales que no se usa protección. Una mujer embarazada también podría infectar al bebé durante el embarazo o el parto.

Es de vital importancia reconocer los síntomas tempranos tras la infección del VIH. Suelen aparecer en un periodo de uno a dos meses tras la transmisión, aunque es probable que algunas personas no presenten esos síntomas tras contraer el VIH. La ausencia de sintomatología puede durar años y eso no quiere decir que la enfermedad haya desaparecido.

Es de vital importancia detectar la enfermedad de forma temprana para poder empezar cuanto antes con el tratamiento ya que éste puede eliminar el riesgo de transmisión a sus parejas sexuales.

Los síntomas tempranos del VIH son:

Cansancio
Inflamación de los ganglios linfáticos
Dolor de garganta
Fiebre
Aftas
Dolor de cabeza

Si has tenido relaciones sexuales de riesgo es de vital importancia que te hagas la prueba, que consiste en una extracción sanguínea para detectar los anticuerpos contra el virus.

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

El VPH son un grupo de virus que pueden causar verrugas en diferentes zonas del cuerpo del hombre y de la mujer. Existen más de 200 tipos, pero los que afectan a los genitales son unos 40 aproximadamente, pudiendo infectar vulva, vagina, cuello del útero, ano, recto, pene y escroto o bien tu boca o garganta si practicas sexo oral. El contagio se produce a través del contacto sexual directo con una persona que lo padece, ya sea hombre o mujer.

Por lo general, el virus del papiloma humano suele desaparecer por sí solo siendo inofensivo, aunque depende del tipo que sea, puede llegar a provocar verrugas genitales e incluso cáncer:

Existen dos tipos de VPH que causan las verrugas genitales u orales, son los tipos 6 y 11. Este tipo de VPH es de bajo riesgo y no suele provocar cáncer ni otro tipo de enfermedades graves para la salud, aunque eso sí, las verrugas no son nada agradables…

Existen otros tipos de VPH que son de alto riesgo (sobre todo el tipo 16 y 18) que pueden llegar a provocar cáncer cervical, de vulva, vagina, pene, ano, boca y garganta.

Aunque el VPH no tiene cura una vez que lo has contraído, puedes evitar su contagio. Existen vacunas que previenen el contagio de ciertos tipos de VPH. Es de vital importancia que te realices exámenes del VPH y que te hagas citologías, la prevención y la detección precoz son las mejores aliadas para tu salud. Es importante el uso de barreras sexuales, como los condones para el pene o los bucales para realizar sexo oral, aunque no ofrecen una protección total, ayudan a disminuir las probabilidades de contagio.

En el caso de la aparición de verrugas genitales u orales, puedes acudir a tu médico y pueden tratártelas.

HEPATITIS B

La hepatitis B es una infección e inflamación del hígado causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Se puede contraer a través del contacto directo con sangre o fluidos corporales tales como los vaginales o el semen de una persona que tenga el virus.

Es una enfermedad grave pero fácil de prevenir, ya que existe la vacuna contra la hepatitis B, que se suele poner en lactantes y en varias dosis. Si no sabes si te la han administrado, es tan sencillo como ir a tu médico de atención primaria y que te haga una serología para ver si tienes anticuerpos tras su administración.
Si practicas sexo seguro y usas condones bien bucales o bien para el pene, también prevendrás la transmisión tanto de la hepatitis B como de otras enfermedades de transmisión sexual.

La hepatitis B no suele dar sintomatología, y si se da, suele ser muy similar a la de la gripe, por lo que es posible haber contraído la enfermedad y no saberlo.

Los signos y síntomas suelen ser:

Dolor abdominal
Dolor en las articulaciones
Cefaleas
Ictericia
Fiebre
Náuseas y vómitos
Cansancio e inapetencia
Urticaria
Orina con color oscuro

Si la persona padece dicha sintomatología, lo habitual es que aparezca a partir de las 6 semanas del contagio y hasta los 6 meses. Suelen durar semanas, aunque también, menos común, suelen persistir durante meses.


Y por último recuerda, “el mejor sexo es el más seguro”