BLOG de Erotizadas, eroteca y educacion sexual

Anorgasmia Femenína Qué es y cómo superarla
By mayo 09, 2020 0 Comment

Anorgasmia Femenína Qué es y cómo superarla

¿Qué es la anorgasmia femenina?

La anorgasmia femenina es una disfunción sexual que se da en las mujeres cuando éstas tienen dificultad o bien no son capaces de llegar al orgasmo tras una excitación sexual normal. La mujer siente deseo sexual, pero es incapaz de llegar al pico del orgasmo. Éste es un problema de gran relevancia, ya que puede causar un gran estrés psicológico y por lo tanto, emocional.
Es un problema a tener muy en cuenta, ya que, aproximadamente el 30-40% de las mujeres han sufrido algún tipo de anorgasmia femenina alguna vez, y de todas ellas entre un 70 y un 80% buscan ayuda profesional.
Es importante mencionar que hay momentos en los que la mujer puede no llegar al orgasmo, y no ser diagnosticada esta situación como una anorgasmia femenina en sí. Por ejemplo, tras el parto, la mujer puede haber sufrido un daño físico que hace que las relaciones sexuales no sean placenteras, o también puede suceder que en la pareja existan problemas o crisis que provoquen esta situación. Lo importante en estos casos es intentar solucionarlo cuanto antes para que ésta no se convierta en algo crónico.
Tipos de anorgasmia femenina.

Las podemos resumir en tres tipos:

Anorgasmia primaria: Les sucede a aquellas mujeres que jamás han tenido un orgasmo.
Anorgasmia secundaria: Es propia de aquellas mujeres que han experimentado orgasmos a lo largo de su vida sexual, pero de repente, por los motivos que sean, han dejado de sentirlos.
Anorgasmia situacional: Les sucede a mujeres que sólo son capaces de alcanzar el orgasmo si se dan una serie de situaciones concretas.

¿Cuál es el motivo por el que aparece la anorgasmia femenina?

Existen diferentes factores que pueden hacer que se dé la anorgasmia femenina, entre ellos destacamos algunos:
La educación sexual que se haya tenido durante la niñez y la adolescencia es muy importante. La naturalidad con la que se ha hablado del sexo en el seno familiar o por lo contrario, que haya sido un tema tabú en casa, va a hacer que mujer experimente el sexo de una manera o de otra.
En muchas culturas, la creencia de que la única persona que tiene que disfrutar del sexo es el hombre, hace que la mujer quede en un segundo plano, totalmente reprimida, y por lo tanto que no sea capaz de disfrutar de su sexualidad, aparte del sentimiento de culpabilidad que se le genera a la mujer sino se hace lo que el hombre pide, quiere o desea. Por desgracia, aún hoy en día existen muchos países en los que sucede y aún la descendencia sigue educando de esta forma.
Ciertos factores orgánicos, como el abuso de alcohol, de drogas, medicación o bien problemas orgánicos (hormonales o del sistema endocrino) pueden causar anorgasmia en la mujer.
Factores psicológicos en la mujer, como por ejemplo, la falta de confianza en sí mismas, el sentimiento de vergüenza, traumas del pasado con otras parejas, baja autoestima o experiencias traumáticas (abusos, violación…), entre otras.
Las falsas creencias sexuales, como por ejemplo pensar que la mujer sólo puede alcanzar el orgasmo con la penetración, olvidarse del clítoris u otras zonas erógenas, falta de comunicación con tu pareja… pueden desembocar en una anorgasmia.
La falta de masturbación femenina.
El miedo o los tabúes que la mujer se ha creado así misma o que le han creado sobre la sexualidad. La vergüenza que puede surgir al hablar de sexo e incluso al conocer su cuerpo por ella misma pueden hacer que al no experimentar con su propio cuerpo, no sea capaz de tener un orgasmo, porque ni ella misma es capaz de saber lo que le gusta y lo que no.

¿Cómo sé si padezco anorgasmia?

Si crees que puedes padecer anorgasmia, es necesario que acudas a un especialista. Sólo éste te hará un diagnóstico certero. Los profesionales, aparte de diagnosticar, indagarán contigo dando con la raíz del problema, aportando de esta manera soluciones contundentes al problema, que en la mayoría de los casos (un 80% aproximadamente del total de los casos) se acabará resolviendo de manera favorable, pudiendo disfrutar de todas las ventajas del sexo y de disfrutar de orgasmos y de las relaciones sexuales en general.

¿Cómo se trata la anorgasmia femenina?

Lo primero que hay que hacer es acudir a un especialista, como hemos mencionado anteriormente. Éste nos hará un diagnóstico y buscará el origen. La mayoría de las anorgasmias femeninas son de origen psicológico (aproximadamente un 80-90% frente a las de origen orgánico), por lo que el profesional tratará de abordar el problema con terapias psicológicas a trabajar tanto en la consulta como en casa.
Con el trabajo fuera de la consulta, se intenta que la mujer conozca su cuerpo y su sexualidad de forma natural, siendo consciente de lo que desea y lo que le excita.

Existen recomendaciones para practicar en casa, tales como:
Estimulación por parte de la mujer del total de su cuerpo, en especial intentando descubrir y conocer sus órganos genitales, experimentando con ellos y reconociendo lo que les excita y lo que no.
Ejercicios de masturbación femenina, estimulando la respuesta corporal y los sonidos debidos al placer.
Estimulación propia del clítoris, descubriendo así el auto placer y sintiéndolo de principio a fin por todo tu cuerpo.
Estimulación por parte de la pareja del clítoris, guiándola tú misma según sientas deseo y placer y explicándole lo que sientes y lo mucho que te gusta.
Comunicación con la pareja. Tras haber trabajado con tu cuerpo, descubriéndote a ti misma, házselo saber a la otra persona, háblalo sin tapujos y guíale sobre tu cuerpo, indicándole lo que te gusta y lo que no, cuéntale tus necesidades y crear un vínculo sexual que os lleve a disfrutar tanto de los preliminares como del acto sexual en sí.

¿Se puede solucionar la anorgasmia femenina?

Sí. Tiene solución en la mayoría de los casos. Pero tienes que poner mucho de tu parte, tener la mente abierta y dejarte guiar por los profesionales, cumpliendo sus recomendaciones, tanto tú como tu pareja, siendo pacientes y constantes. Merecerá la pena, y lograrás tener orgasmos.