BLOG de Erotizadas, eroteca y educacion sexual

Sexo Anal | Guía de Iniciación
By mayo 20, 2020 0 Comment

Sexo Anal | Guía de Iniciación

Como experimentar el sexo anal por primera vez sin dolor tanto para personas con vulva como para personas con pene.


¿Tu pareja o tú sentís curiosidad por el sexo anal pero existen esos miedos o pensamientos que os impiden dar el paso?¿Alguno de vosotros ha oído hablar de las maravillas del sexo anal y os gustaría experimentarlas con vuestra pareja?

El sexo anal sigue siendo un tema tabú en la actualidad y existen muchas creencias sobre el tema asociadas al mundo gay y por ello no quieren ni siquiera oir hablar de ello.
Por eso en Erotizadas hemos creado esta guía de iniciación al mundo del sexo anal para que lo podáis ver como una práctica placentera que sume experiencias positivas y no acabe en un trauma del cual no querréis volver a repetir.
El ano es una zona erógena de las más importantes del cuerpo humano tanto en los hombres como en las mujeres. Es un músculo con muchísimas terminaciones nerviosas lo cual lo hacen sensible a estímulos por lo que una correcta estimulación puede llegar a ser muy placentera.

1.    Lo primero que debe de haber en la pareja a la hora de realizar sexo anal es comunicación y respeto. Ambas partes deberéis estar de acuerdo para realizar esta práctica sexual sin ningún tipo de presión por parte de ninguno. Las primeras veces puede resultar algo molesta, así que la persona que está siendo penetrada decidirá en todo momento cuando parar.
Es mejor dejarlo para otro día que continuar cuando hay dolor, ya que esto puede traer peores consecuencias.

2.    Lo segundo es la higiene. En la zona exterior del ano será suficiente con agua y jabón para limpiarla bien, pero la zona interna se tiene que limpiar de forma más cuidadosa.
No recomendamos el uso de laxantes para tratar de limpiarnos por dentro, ya que puede llegar a ser perjudicial para la salud. Así que recomendaremos el uso de un enema.
Los enemas pueden llegar a ser un pelín desagradables para algunas personas, así que intentar practicarlo despacio, sin prisa. Recomendamos hacerlo en una superficie donde podamos ponernos tumbados de lado y relajados. (Por ejemplo encima de una toalla en la cama o sofá)
Llenaremos la pera de agua tibia y la lubricaremos para proceder a introducirla en nuestro ano.
Cuando apretamos la pera para introducir el agua, nunca debemos de dejar de apretar mientras esta está en nuestro interior, ya que crearía un efecto de retroceso llenando así la pera de suciedad. Siempre la extraeremos una vez hayamos terminado de apretarla.
Mantendremos el agua dentro de nuestro recto por unos minutos antes de ir al váter o bidet a expulsarla y repetiremos el mismo proceso unas 4 o 5 veces (no hay que abusar de esta práctica, ya que este método de limpieza no solo arrastra suciedad al exterior sino que también se lleva bacterias de nuestra flora intestinal lo que hace que nos quedemos sin defensas en el interior)
Al introducir agua en nuestro cuerpo es posible que este no lo acepte bien al principio y puede provocarnos dolor, calambres, molestias de algún tipo. Esto es una reacción natural de nuestro cuerpo la cual se pasará al cabo de unos minutos.
Este método de limpieza también puede tener efectos laxantes. Si ocurre, no os preocupéis, es algo normal.

3.    El tercer punto importante a tener en cuenta será la lubricación, teniendo en cuenta que la zona anal no lubrica por sí sola de forma natural como lo hace la vagina, será necesario aportar lubricación para hidratarla bien.
Con los lubricantes favoreceremos la dilatación de la zona anal y con ello que la penetración sea placentera y menos brusca, evitando así el dolor.

¿Qué lubricante usar para el sexo anal?

Existen tres tipos de lubricantes, de base de agua, de silicona y lubricantes de aceites (estos últimos los descartaremos directamente para el sexo anal ya que su uso no es compatible con el condón, requisito imprescindible para practicarlo).
Los lubricantes de base de agua son los más parecidos a la lubricación natural y muy cómodos de utilizar, con el inconveniente de que se absorben de forma mucho más rápida debido a su composición acuosa. Por ello deberéis lubricar varias veces la zona conforme se vaya secando.
Los lubricantes de base de silicona en cambio, gracias a su espesor, duran mucho más tiempo hidratando la zona anal, por lo que los hace idóneos para esta práctica.
Ambos tipos de lubricantes son compatibles con los preservativos, por lo que podréis disfrutar de encuentros placenteros totalmente seguros.

4.    La estimulación anal debe de ser muy importante para que todo sea placentero e indoloro.
Tenemos que saber que la zona anal tiene una enorme cantidad de terminaciones nerviosas y es por ello que podemos llegar a vivir una experiencia muy placentera e incluso tener un orgasmo anal mientras se practica adecuadamente. Para lograr estimularlo adecuadamente te proponemos diferentes métodos:
Jugar con un dedo bien lubricado, comenzando por masajear la zona haciendo círculos suaves. De esta manera ayudaremos a que la persona se relaje. Luego lo introducimos de forma lenta a la vez que estimulamos otras zonas de nuestra pareja. Al rato probaremos con dos dedos, de la misma forma, despacio notaremos como poco a poco va cediendo la zona y se va relajando. Cuando notemos que entran y salen con más facilidad iremos por el buen camino…
Darle un buen beso negro! O también conocido como Anilingüs. Con esta práctica  la persona podrá experimentar una increíble sensación de placer. Para llevarla a cabo se recomienda la postura del perrito. Pasaremos la lengua alrededor del ano haciendo círculos y besando la zona. Podemos combinarlo introduciendo el dedo despacito. También se recomiendo estimular al mismo tiempo otras zonas o practicarle la masturbación a la persona.
Utilizar algunos juguetes sexuales como un plug anal, que los podemos encontrar de varios tamaños y materiales. Recomendamos empezar con un plug pequeñito, el cual podamos familiarizar con él el ano de nuestra pareja. El plug anal hará que la zona del esfínter se relaje y siempre lo deberemos acompañar de un buen lubricante específico para la zona.
El método con el que podemos comenzar a usar plugs anales con nuestra pareja lo podéis ver de forma detallada en nuestra guía de plugs anales.

5.    La penetración.
A la hora de la penetración ya sea con el pene o con un dildo es importante introducirlo poco a poco, sin brusquedades. El esfínter tiene reflejos involuntarios lo que hace que se contraiga, por ello deberemos esperar pacientes a que se vuelva a relajar y reduzca la tensión. Una buena forma de conseguirlo es estimulando a nuestra pareja al mismo tiempo dándole besitos por el cuello y tocándole su zona genital a la vez.
Prohibido intercambiar cavidades.
Importante, si la persona penetrada tiene vagina, prohibido penetrarle por la vagina con el pene o dildo después de penetrarle por el ano. Esto evitará contraer infecciones ya que la zona anal contiene muchas bacterias que pueden ser dañinas para la flora vaginal.
Cuando notemos que entra con mayor facilidad, comenzaremos a aumentar el ritmo de penetración ya que será señal de que la zona está más preparada. Es importante en todo momento una buena comunicación con la pareja para saber si está tranquila, siente dolor o por lo contrario está disfrutando.

6.    Posturas recomendables para las primeras veces.
Recuerda empezar suave, despacio y con muchos mimos ya que una buena excitación previa hará que los músculos del ano se relajen produciéndose la dilatación necesaria y todo vaya más fluido.
En cuanto a las posturas no todas son aptas para disfrutar de esta experiencia con lo que deberéis tener especial cuidado y ver cuáles son las más adecuadas para vosotros.

Nosotras recomendamos tres para empezar a practicar.

La que más nos gusta es la postura de la cuchara o el molde, postura con la cual podemos estar muy cerca de nuestra pareja y podremos estimularla a su vez con besos, caricias y masturbándole. Para realizarla nos pondremos cómodos en la cama de lado siendo la persona que penetra la que se ponga detrás e inicie los besos y caricias relajando así a la persona a penetrar.
Otra ideal es la postura del tornillo o borde de la cama donde se puede combinar también muy bien con besos y caricias  a nuestra pareja. La persona que va a ser penetrada se pone en el borde de la cama de lado estando relajada y en un ángulo perfecto para ser penetrada.
La postura de la vaquera donde la persona que va a ser penetrada se sienta encima introduciéndose el pene despacio y controlando en todo momento el ritmo de penetración.