BLOG de Erotizadas, eroteca y educacion sexual

El Beso de Singapur.  Como practicarlo para lograr grandes orgasmos.
By agosto 20, 2020 0 Comment

El Beso de Singapur. Como practicarlo para lograr grandes orgasmos.

¿Alguna vez habías oído hablar del beso de Singapur? Pues a continuación te contamos qué es y cómo lograr orgasmos inolvidables practicándolo.


¿Qué es el beso de Singapur?

El beso de singapur, también llamado pompoir o kabazza, es una práctica sexual antiquísima que consiste en succionar el pene de tu pareja con tu vagina. El efecto que percibe el hombre es muy parecido al de la práctica de sexo oral.
Lo más interesante del beso de Singapur es que no es una técnica exclusiva para darle placer al pene, el placer lo obtendréis ambos ya que la mujer, al practicarlo estimula la zona G activando así la zona más sensible de nuestra vagina y conectando estructuras clitoriales internas, lo cual hace que tengamos orgasmos más intensos y satisfactorios.
Para realizar la técnica del  beso de Singapur se requiere tener un suelo pélvico entrenado por lo que es importante que ejercitéis la musculatura vaginal con frecuencia para fortalecerla.

¿Qué beneficios aporta el Beso de Singapur?

Los beneficios de practicar esta técnica no solo se limitan a disfrutar de unos orgasmos más intensos y duraderos.
Además la estimulación extra que aporta no es solo masculina, ya que al contraer los músculos vaginales haces que la vagina y el clítoris trabajen también.


Beneficios para ambos:

Mejora el rendimiento sexual ya que esta técnica fortalece los músculos del suelo pélvico.
Aumenta el placer sexual, ya que las contracciones aumentan la estimulación sexual de ambos.
Proporcionará orgasmos mucho más intensos y duraderos.
Fortalece nuestro suelo pélvico previniendo así futuras complicaciones por la edad y la falta de ejercicio.
Aumenta la libido al trabajar los órganos sexuales.

Beneficios en la mujer:

Ayuda a prevenir la incontinencia urinaria mejorando la función sexual.
Aumenta la elasticidad vaginal con los movimientos de contracción de la pelvis.
Experimentar nuevas sensaciones durante la penetración.
Ayuda a fortalecer los músculos que sostienen el útero y el peso de la barriga durante el embarazo y el parto, facilitando la salida del bebé.

Beneficios en el hombre:

Combate tanto la disfunción eréctil como la eyaculación precoz.
Aumenta la presión sanguínea dentro del pene, favoreciendo la erección.
Sensaciones más placenteras en el glande y mayor facilidad para alcanzar el clímax de forma más potente.

¿Cómo ejercito mi musculatura vaginal?

El beso de singapur se realiza con la contracción de la musculatura de la vagina. A las mujeres que realicen Pilates o los ejercicios de Kegel les resultará más sencillo.

Primero identifica tus músculos pélvicos.
Con estos ejercicios lo que se practica es la contracción de la musculatura de la vulva, como si estuviéramos apretando esa zona con el fin de conseguir detener la salida del pis al exterior. No es nada recomendable retener de verdad el pipí, así que utilizarlo para identificar los músculos por primera vez nada más. Imagina la situación, y de ahí solo tienes que llevarla a la práctica, contrae y relaja. De esta forma conseguirás tonificar la zona.
Si vais a comenzar a practicarlos, es suficiente con unas 20 repeticiones unas 3 veces al día.
Cuando llevéis practicando unas semanas, habrá que ir aumentando la intensidad, intentando contraer, aguantar y relajar en vez de solamente contraer y relajar la zona vaginal.

Practica con el pene dentro.
Una vez que controles lo anteriormente mencionado, podréis intentar practicar el pompoir con vuestra pareja, e ir sintiendo ambos la sensación, a la vez que os contáis lo que sentís en ese momento y lo que vais experimentando.

Os dejamos tres buenos consejos para que podáis practicar:

El toque de oro
Tu compi debe permanecer tumbado boca arriba y tú sentada sobre él. Llevando en todo momento la batuta, siendo él pasivo durante la práctica.
Tras calentaros mutuamente, y cuando el pene esté totalmente erecto, introdúcelo en la vagina. Os contamos que cuanto más grueso sea, será más fácil alcanzar el placer con el kabazza.
Ahora haz la primera contracción con el primer tercio de tu vagina. ¡No lo sueltes! Aprieta tu abdomen, echa hacia atrás tu cadera y aprieta tu espalda hacia atrás, sacando pecho, como si quisieras succionar su miembro. Al contraer el abdomen bajo, el segundo tercio de tu vagina también apretará.

La técnica de “punta, media y fondo” que consiste en “apretar” las tres principales zonas del pene.
Estando encima de tu pareja prueba a apretarle en tres pasos:
Primero introduce solo el glande, la zona con más terminaciones nerviosas. Una vez dentro aprieta, mantén 2-3 segundos y suelta.
Después baja un poco más tus caderas hasta llegar a la mitad del pene y sigue apretando.
Por ultimo baja hasta el fondo, a la base del pene y vuelve a apretar.
Después de eso, vuelve de nuevo hacia el glande.
Ejercita la succión reteniendo, aguantando y relajando los músculos vaginales. Esta práctica la realizará tantas veces como consideres, hasta que lleguéis a sentir el placer que proporciona.

Practica fuera de la cama. Si quieres practicar tú sola, tan solo tienes que hacer abdominales hipopresivos, que consisten en contraer los abdominales bajos realizando una breve apnea (dejando de respirar por nariz y boca) y haber liberado todo el aire de los pulmones.

Lo más importarte de realizar el beso de singapur es que ambos disfrutéis y que os comuniquéis el uno con el otro. De esta forma lograréis un final aún más feliz.
Tendréis momentos divertidos mientras buscáis la combinación que más os guste a ambos. Y si no te sale a la primera, no te frustres, es lo más normal.
¡Seguir practicando y disfrutando de esos momentos que hacen únicos cada encuentro sexual, pues la técnica del kabazza marcará un antes y un después en tus orgasmos!