BLOG de Erotizadas, eroteca y educacion sexual

El Sexo durante el Embarazo
By mayo 18, 2020 0 Comment

El Sexo durante el Embarazo

¿ES BUENO EL SEXO DURANTE EL EMBARAZO?


La sexualida está presente en todas las etapas de nuestra vida, y el embarazo no
iba a ser menos. Sin embargo, muchas parejas no mantienen relaciones sexuales
en este período por miedo y un gran desconocimiento, y es que existen muchas
creencias erróneas sobre el sexo durante el embarazo.
¿Quieres saber cuáles son? Pues bien...

● Tener relaciones sexuales con penetración puede dañar al bebé.
Esta es una de las creencias más comunes, sin embargo, cuando hay penetración
el bebé no sufre ningún daño. ¡El bebé está protegido por la bolsa amniótica y la
musculatura del útero! Por lo que en ningún momento los golpecitos del pene le
harán daño.

● Mantener relaciones sexuales o tener orgamos pueden provocar
contracciones, un parto prematuro o un aborto espontáneo.
Es verdad que el orgasmo son pequeñas contracciones uterinas, pero estas son
diferentes a las del parto. Además, hay mujeres que sienten los orgasmos más
intensos debido al aumento del tamaño del útero. ¿Por qué privarse de algo tan
placentero? ¡Incluso varios expertos aseguran que los bebés también sienten placer
gracias a la segregación de hormonas y endorfinas! Por lo que tu bebé estará
encantado de que disfrutes de tu sexualidad.
¡Ojo! Aunque el sexo sea recomendable en todas las etapas del embarazo, sí que
hay que tomar ciertas precauciones si existen algunas complicaciones como el
riesgo de aborto o de parto prematuro. Por lo que si tienes alguna duda, lo mejor es
comentárselo a tu ginecólogo o ginecóloga, quien te dará una serie de consejos
para que puedas seguir disfrutando de tu sexualidad sin ningún problema. También
es importante acudir al médico si después de una relación sexual empiezas a
sangrar de manera importante.

En definitiva, la realidad no solo es que el sexo es posible en esta etapa… ¡Sino que
también es recomendable!

La forma de vivir la sexualidad cambia durante el embarazo
Esto es evidente, puesto que la sexualidad se vive de una manera diferente
dependiendo del ciclo vital en el que nos encontremos. ¿O a caso vivías la
sexualdiad de la misma manera a los 15 años que a los 25? Posiblemente te des
cuenta de que no.
La sexualidad se transforma debido a los cambios hormonales y físicos de nuestro
cuerpo, y es que:
● La pelvis tiene un mayor riego sanguíneo, lo que provoca la hinchazón de los
genitales. Esto aumenta las sensaciones placenteras en algunas mujeres, sin
embargo, otras se sienten incómodas ante tanta sensibilidad.
● Hay un aumento del flujo vaginal.
● Algunas mujeres sienten cólicos durante la relación sexual o justo después.

¿Y qué pasa con los cambios que se van dando durante las etapas del embarazo?

Pues bien,durante el primer trimestre los pechos se encuentran hipersensibles, por
lo que, al igual que con la inflamación de los genitales, puedes sentir sensaciones
agradables o, por el contrario, demasiado molestas. De la misma manera, también
puedes encontrarte cansada e incluso algo inestable emocionalmente.
Eh, pero en el segundo trimestre pasa algo buenísimo, y es que en general el deseo
sexual suele aumentar, ya que las náuseas y el cansancio del principio se van
estabilizando.
¿Y en el tercer trimestre? Muchas veces este deseo comienza a disminuir ya que de
repente nos encontramos con que el bebé está muy grande, lo que quizás pueda
provocar cierta incomodidad a la hora de tener sexo. Asimismo, la mayoría de las
veces focalizamos toda nuestra atención en el momento del parto, ya que cada vez
está más cerca.

Si hablamos de penetración… ¿Cuáles son las mejores posturas sexuales?

Con las que te sientas más cómoda, no hay más. Encontrarás en internet un montón
de vídeos o post que recomiendan posturas, pero, en mi opinión, creo que la clave
está en escuchar a tu cuerpo y escoger las posturas que te hagan disfrutar.
Pero escucha una cosa, la penetración no lo es todo, no es la única forma de placer
y, si además tenemos en cuenta que hay mujeres que comentan que muchas veces
durante este período sienten cierta molestia en la vagina… ¿Por qué no disfrutas

también de las relaciones sexuales sin la necesidad de llevar a cabo la penetración?
Es solo una propuesta más, simplemente, tanto tu como tu pareja, dejaos llevar,
fluid, explotad vuestra creatividad e id experimentando hasta dar con aquellas
prácticas que os hagan sentir cómodos.

¿Y si no me apetece tener relaciones sexuales?

No tiene nada de malo, y es que la intimidad con tu pareja va más allá del sexo.
¿Qué tal si simplemente os abrazáis, besáis, acariciáis o mantenéis una
conversación? La intimidad es más una cuestión de sentir cercanía física y
emocional con la otra persona que de forzarse a tener sexo simplemente porque
este sea bueno.

Así que ya sabes, disfruta y fluye con tu sexualidad y los cambios que esta va
experimentando a lo largo de tu vida.

Escrito por: Irene Fernández Ibáñez, psicóloga especializada en Sexología Clínica y
Terapia de Pareja.
Instagram: @sensetabus